Menu


SU MAJESTAD EL LOCHE

SU MAJESTAD EL LOCHE (6,000 años de historia)

Loche

Desde hace miles de años el loche ha sido un producto fundamental de la dieta de los pobladores de Lambayeque, tanto, que en 2010 obtuvo la Denominación de Origen por INDECOPI, para salvaguardar su producción y existencia. Un reconocimiento que refuerza la identidad y cocina lambayecana, y que llena de orgullo a los cocineros locales.

Es el ingrediente por excelencia de la cocina chiclayana, aquel que hace de nuestro cabrito el más exquisito, el que distingue nuestro arroz con pato o con pollo de todos sus similares a nivel nacional, el que aromatiza a nuestro inigualable espesado o yémeque que según el notable arqueólogo Dr. Walter Alva, tendría un remoto origen en la culinaria mochica el cual habría sido degustado por el Señor de Sipán y su corte– y que protagoniza el arroz mojadito en crema de loche, el sudado de toyo, el sancochado de res, la crema de zapallo con loche y el delicioso manjarloche o manjar blanco de loche.

Nuestro loche a secas, compacto y sin semillas, de verrugosa cáscara que no lignifica y cuyo potencial como producto nutracéutico estaría ya siendo evaluado -por sus muy probables cualidades terapéuticas, tanto preventivas como curativas- es distinto al zapallo decorativo piurano que simula una interrogación.

Con él sacamos pecho porque no se produce más que en nuestro propio suelo y que nuestros ancestros comenzaron a domesticar desde hace más de 6,000 años, motivo por el cual es considerado como una especie etnobotánica, y que ha sido empleado desde épocas remotas como saborizante natural en la preparación de platos autóctonos de la costa norte, por quienes poblaron estos territorios por lo menos unos tres mil años atrás.

Es por tanto herencia cultural exclusiva de los territorios que hoy ocupamos y bien pudo haber sido manjar en los grandes señoríos que nos precedieron, de lo que daría fe su constante representación en los ceramios de las culturas Mochica, Lambayeque y Chimú, en los que aparece como parte de su dieta alimenticia.

Fuente:  Semanarioexpresion

Comentar sobre el Tema

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *