Menu

Las Tumbas Reales de Sipán

 

A comienzo de 1987, una verdadera fiebre del oro conmocionó el tranquilo pueblo de Sipán, pequeña villa rural rodeada de campos de cultivo de caña de azúcar en el cálido valle de Lambayeque. Decenas de campesinos de las localidades vecinas, hombres, mujeres y niños armados con palas, cedazos, cualquier herramienta o sólo sus manos, hurgaban en la tierra, en busca de fragmentos metálicos en las faldas de la antigua plataforma de adobe. Pocos días entes, en ese mismo lugar, un grupo de saqueadores de tumbas prehispánicas, conocidos como huaqueros, habían profanado la tumba de de algún personaje importante de la antigua cultura Moche, que se desarrolló en la región entre los siglos I y IV dC. Uno de los grupos de piezas arqueológicas extraídas de Sipán, fue requisado por la policía en la casa de uno de los integrantes de la banda de huaqueros. Verificada la magnitud del saqueo y la importancia de las piezas, la singularidad de las representaciones, la calidad artística y la perfección de la técnica metalúrgica, no se dudó de que se trataba de la recuperación más importante de piezas arqueológicas de los últimos años.

Comentar sobre el Tema

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *